La química de los aceites esenciales desempolvada

Este verano leí un interesante artículo escrito por Marc Ivo Böhning, experto en aromaterapia originario de Suiza, y me prometí que tan pronto como encontrará tiempo lo traduciría al castellano para publicarlo en el blog. El artículo trata de la visión personal de Marc sobre la química de los aceites esenciales. Su visión no deja indiferente a nadie e incluso podrá molestar a los más científicos.

Rosa bioquímica

A mi personalmente me ha echo reflexionar mucho sobre mi forma de enseñar la bioquímica de los aceites esenciales y me ha convencido de que en realidad sabemos bien poco aún. 

El extenso artículo fue publicado en la revista especializada “Phytothérapie” y es la transcripción de la ponencia que Marc dió en Grasse (Francia) en la ocasión del XII Simposio Internacional de Aromaterapia y plantas medicinales en 2010.

Marc Ivo Böhning vive y trabaja en Suiza. Se ha formado en fisioterapia (con osteópatas), naturopatía y aromaterapia. Es terapeuta y escritor. Invierte su tiempo principalmente en la escritura, la enseñanza, el consejo a empresas y a las investigación.
Más sobre él y sus actividades en www.aromarc.com

Aquí dejo las primeras líneas, para leer todo el artículo clic aquí o bien descargarlo en pdf aquí

“Existen razones esenciales por las cuales la química está vinculada al cultivo, la distribución y la prescripción de los aceites esenciales. Pero si aún hay buenos motivos para que vivan juntas, el matrimonio entre la química y la aromaterapia está lleno de errores conceptuales que habrá que resolver. De lo contrario la seguridad y la eficacia de la prescripción quedarán afectadas.

La comprensión de esos errores nos ayudará a comprender que ver los aceites esenciales como un conjunto de moléculas es una equivocación. No se puede simplificar de tal manera la complejidad de los simples, pero sobre todo nos enredamos al utilizar un sistema erróneo en cuanto a toxicidad o bien predicción de los efectos.

Si deseamos ser justos no tratemos simplemente volver a la prescripción de aceites esenciales en lugar de moléculas, tratemos evolucionar hacia una prescripción de aceites esenciales en lugar de moléculas. Y sobre todo distanciarnos de una herramienta de comprensión química que ya no está al día.

Historia

Hubo una época, antes de la intervención de la química en aromaterapia, en la cual nos faltaba seguridad. Nos dimos cuenta de que existían plantas tóxicas y otras que no lo eran. Nos dimos cuenta también que la misma planta daba aceites esenciales con olores, propiedades y toxicidades diferentes según el modo de cultivo y recolección.

Fue necesario buscar comprender el porqué y se hizo. Y lo que se averiguó fue que lo que variaba en un aceite esencial era su composición química. Quedaba entonces por crear un sistema para restablecer un uso seguro.

Se eligió un sistema con las herramientas de conocimiento en vigor en esa época. Porque era necesario establecer una clasificación simplificada para disponer de una cartografía que los médicos y aromaterapeutas pudieran seguir.

Llegamos entonces al sistema actual: un atajo, una simplificación. Una idea brillante cierto, pero un sistema anticuado, falso y ahora desfasado. 

Conceptualmente, nuestra herencia

Si en aquella época se pensó con acierto en función de las herramientas entonces disponibles, hoy es necesario forjar otras y pensar de otra forma. Los científicos, quienes hace medio siglo se pusieron manos a la obra, hicieron un magnífico trabajo por el cual debemos manifestar gratitud. Tanto los que lo hicieron desde un segundo plano como los que ofrecieron estos trabajos al mundo.

Los trabajos realizados desembocaron en el reconocimiento de la excelencia de la aromaterapia francófona la cual permaneció mucho tiempo como un punto de referencia a nivel mundial. Ya no lo es. Si quiere tener la suerte de volver a ser el punto de referencia que fue tendrá que cambiar de paradigma.

Las herramientas modernas de conocimiento químico, de análisis químico y de comprensión médica nos llevan a una visión conceptualmente diferente tanto del cuerpo humano como de los aceites esenciales

Nos pertenece ahora llevar a cabo una revolución tan magistral como lo fue cuando los quimiotipos y las familias químicas de clasificación de las moléculas aromáticas fueron instaurados. Y sí, por desgracia, el sistema, conceptualmente y por diversos motivos ya no es válido.”

Seguir leyendo aquí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: