¡Robert Tisserand y sus colegas lo han hecho!

En diciembre de 2012 publicaba en este mismo blog la traducción del contenido de una importante conferencia “La química de los aceites esenciales desempolvada” a cargo del aromatólogo suizo Marc Ivo Böhning (Aromarc). Han pasado nueve años desde que Marc dió esta conferencia y parece que ahora sí vamos a tener que pensar muy en serio la forma en que seguiremos enseñando la química aromática.

El pasado 3 de diciembre Robert Tisserand compartió en su blog los resultados de un completísimo trabajo que él y algunos colegas han llevado a cabo durante dos años con el fin de desmitificar la teoría de los grupos funcionales como herramienta para abordar la química de los aceites esenciales y el efecto terapéutico de las moléculas que los componen.

Me parece que ha llegado la hora de revisar muy seriamente este enfoque y me alegro de que se haya publicado y puesto a disposición de todos tan valiosa información.

El documento consta de 60 páginas y está publicado en su totalidad en inglés. Se puede descargar aquí.
La información publicada es en gran parte muy compleja y para muchos de nosotros que no somos químicos suena a “chino”. Pero el resumen nos lo está diciendo todo y sobre esa base tendremos que empezar a construir un nuevo enfoque.

En resumen y conclusión, esto nos dicen los expertos que han participado en este arduo trabajo (traducción del resumen):

¿Qué es la teoría de los grupos funcionales?
Desde 1990, la teoría de los grupos funcionales (TGF) se ha impuesto para caracterizar los aceites esenciales según sus principales constituyentes químicos y explicar e incluso predecir sus propiedades biológicas. En esta teoría, los constituyentes del aceite esencial se clasifican según su grupo funcional o por familias químicas en un diagrama.

A propósito de este estudio
Dado que el conocimiento de la química de los aceites esenciales ha considerablemente progresado, los autores empezaron a preguntarse si la TGF seguía siendo una herramienta pertinente para aprehender los efectos biológicos de los aceites esenciales. Han realizado una revisión de la literatura científica para los principales componentes de los aceites esenciales. Con el fin de examinar la TGF en profundidad, se han focalizado en los alcoholes monoterpénicos (AMs), la familia química más estudiada en este campo.
Han buscado lo que es conocido en relación con la actividad de los AMs así como los aceites esenciales mayoritariamente constituidos por AMs y han comparado los datos disponibles con lo que predice la TGF.

Constataciones
Los autores encontraron muy pocos ejemplos en los cuales una actividad biológica es limitada a, o particularmente notable para una familia química dada.
Constataron que muchos de los efectos farmacológicos de los aceites esenciales no corresponden con lo que predice la TGF y son considerados entonces como excepciones.
Habiendo estudiado 19 AMs y 154 publicaciones científicas, los autores encontraron muy pocos datos que corroboren la TGF. Una constatación notable es que los AMs, considerados según la TGF como estimulantes, son de hecho sedantes. Los autores no encontraron ningún elemento que permita validar la correspondencia entre la actividad farmacológica observada y el diagrama de clasificación de la TGF.

Conclusiones
Los autores concluyen que la TGF es con frecuencia engañosa y demasiado simplista para ser una herramienta válida, porque la categorización que propone sugiere con demasiada frecuencia relaciones que no son corroboradas por los conocimientos actuales. Esto se debe probablemente al hecho de que la TGF no tiene en cuenta un gran número de estructuras moleculares presentes en los aceites esenciales. En lugar de intentar relacionar las actividades biológicas en categorías mal definidas con numerosas excepciones, los autores sugieren un modelo más práctico: aprender simplemente los efectos de los aceites esenciales individuales así que sus constituyentes y las razones que explican el porqué de esos efectos observados.

Así pues, me preguntaréis ¿Antonia, y ahora qué?
Los que habéis asistido a mi curso de aromaterapia según la Escuela Francesa recordaréis lo que siempre digo: “No os obsesionéis con la química, dedicarle tiempo a estudiar los aceites esenciales y sus propiedades”.

Sinceramente me alegro mucho por este trabajo y por el atrevimiento de Robert Tisserand para “romper” algo que parecía dar toda su base científica a la aromaterapia. Este tipo de revelaciones puede vivirse con cierta conmoción, pero personalmente a mi me llega como una liberación, porque en el fondo nunca me he llegado a sentir “cómoda” con el “referencial eléctrico” de P. Franchomme y D. Penoel. Y con todo mi respecto por el aporte realizado por estas dos grandes figuras de la “aromaterapia científica” ya era hora de que alguien se atreviera a “desempolvar” la química de los aceites esenciales de verdad.

Infinitas gracias al Sr. Robert Tisserand y su equipo. Gracias a Marc Ivo Böhning quien en su día ya me ayudó a sentirme algo más ligera.

¡Gracias también porque me encanta reinventarme, y esta es una gran ocasión para hacerlo!

moleculas_blog (2)

Para completar esta información es muy recomendable la lectura del artículo que la Dra Dra. Petra Ratajc publicó en su blog en Noviembre 2017: Chemistry of essential oils: why the functional group theory is wrong.

 

 

  3 pensamientos en “¡Robert Tisserand y sus colegas lo han hecho!

  1. Marisa Arnedo
    12/12/2019 en 12:16

    Siempre me había parecido muy simplista intentar explicar el efecto de los aceites esenciales desde el mismo punto de vista de la medicina convencional es decir, tratarlos como si su acción terapéutica se debiera a un único principio activo y no a la suma de todos los componentes que los forman, eso sin contar con que también cada paciente (persona o animal) es único en sus reacciones. Me alegro del cambio de perspectiva.

  2. sandra estrella quevedo
    11/12/2019 en 22:48

    Hola Antonia, Muy interesante el articulo, pero me he quedado un poco inquieta… Al final la química de los AE ¿no es relevante?

    ________________________________

    • 12/12/2019 en 17:24

      Hola Sandra

      Claro que tiene relevancia! Lo que se pone en entredicho aquí es la clasificación muy reductora e imprecisa del referencial eléctrico propuesto en su día por Franchomme y Penoël así como el agrupamiento de las moléculas por familias tal como existe hoy!
      Lo que propone Tisserand es actualizar basándose en los estudios actuales.

      Un abrazo aromático

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: