Un paseo olfativo entre pinos y abetos

trees-green-branches-sky-leaves-mountains-1452085-pxhere2

Desde el pasado mes de agosto propongo con cierta regularidad encuentros olfativos online (¿Olfateamos juntos?) con el propósito de dar un tiempo mayor a la práctica olfativa, pues generalmente no nos dedicamos a oler de forma prolongada y atenta los aceites esenciales. 
En nuestros “encuentros olfativos”, solemos explorar el aroma de tres aceites esenciales y para el encuentro de este mes se me ocurrió sacar todos los aceites esenciales de pinos y abetos que tengo actualmente y a olerlos. Me costó bastante elegir a tan solo tres de ellos.
El tiempo pasado olfateándolos me ha animado (¡no es de extrañar!) y me ha inspirado un artículo especialmente dedicado a estos maravillosos árboles.

Los pinos y los abetos son coníferas, pertenecen a la familia de las Pinaceaes.
Los pinos pertenecen al género Pinus y los abetos al género Abies. 
Se diferencian por la disposición de las agujas. En los pinos están agrupada por 2, 3 o 5; en cambio en los abetos están dispuestas de una en una a lo largo del tallo. También se reconocen por la forma de las agujas, en los abetos son planas y los pinos las tienen redondas.
Los abetos suelen crecer en altitud, en cambio encontraremos frecuentemente pinares en zonas marítimas.
Las Piceas incluidas en los abetos son en realidad un género a parte.
Abetos y pinos presentan órganos productores de esencias, principalmente en las agujas, frutos (piñas o conos), corteza y madera (resina). Lo habitual es extraer la esencia de las agujas, es así para la mayoría de aceites esenciales de pinos y abetos comercializados. La famosa trementina se obtiene destilando la resina de Pinus pinaster (pino marítimo).
No encontraremos fácilmente aceite esencial obtenido a partir de las piñas, pero hay excepciones como el aceite esencial de Pinus ayacahuite, Pino Blanco de Méjico distribuido por la marca Le Gattilier.

Los aceites esenciales procedentes de pinos y abetos tienen composiciones químicas parecidas. Están principalmente compuestos por monoterpenos, especialmente por alfa-pineno, beta-pineno y limoneno. Encontramos también en proporciones muy variable un ester muy interesante: el acetato de bornilo. El porcentaje más alto de este ester lo encontramos en el aceite esencial de Abies sibirica (Abeto de Siberia), seguido por Picea mariana (Abeto Negro).

A nivel terapéutico se suelen recomendar estos aceites esenciales principalmente para tratar dolencias de las vías respiratorias, para aliviar el dolor articular y muscular así como para combatir la fatiga. Son muy apropiados en invierno para prevenir contagios, en este caso se suele recomendar difundirlos. Se ha comprobado, para algunos de ellos, propiedades inmunoestimulantes. Las propiedades antibacterianas y antivirales son variables y dependen del aceite esencial.

Es interesante la experiencia olfativa porque te enriquece y complementa la información encontrada en los libros.
Tomar el tiempo de oler cada uno de ellos es regalarse un paseo (en este caso forestal) sin moverse de casa (ver los artículos que dediqué al Shinrin Yoku).
También es una experiencia que te permite salir de la información generalizada basada en la relación estructura/actividad (bioquímica aromática y propiedades terapéuticas relacionadas).
Cuando le damos tiempo al aroma del aceite esencial, este nos revela matices que habitualmente no se suelen tener en cuenta en según qué aplicaciones terapéuticas.

Estos son algunos de los aceites esenciales de pinos y abetos que tengo en mi posesión actualmente y a los que he dedicado un tiempo de olfacción especial:

 

Pinus ayacahuite (Ayacahuite, Pino Tabla, piñas, Méjico – Marca Le Gattilier)

Tiene un aroma muy refrescante, fresco y limpio. Es muy luminoso, chispeante y aéreo, me resulta placentero y reconfortante.
Mientras lo huelo tengo presente el color amarillo y noto una activación clara del plexo solar. En la segunda fase de la olfacción aparecen notas que me recuerdan al incienso.
Desgraciadamente no he encontrado mucha información sobre el aceite esencial de Ayacahuite, tampoco he tenido acceso a la ficha analítica. Me lo regaló Christian Escriva quien lo trajo de unos de su viajes a Méjico.

 

Pinus cembra (Pino Cembra agujas, Italia – Marca Oshadhi)

Desprende un aroma que me llega como “complejo” sin dejar de ser fino. Percibo notas cítricas, especialmente de cáscara de mandarina o pomelo. Me inspira alegría y buen humor, fuerza tranquila, serenidad. Me cuesta dejar de olerlo, es casi adictivo.
A parte de las indicaciones terapéuticas habituales relacionadas con el aparato respiratorio, algunas fuentes recomiendan este aceite esencial para limpiar los cuerpos sutiles, para mejorar el sueño y la concentración, favorecer el discernimiento, combatir la susceptibilidad y ayudar a madurar emocionalmente!

 

Pinus halepensis (Pino de Alepo o Pino Carrasco agujas, Mallorca y Argelia – Marca Na Juana y Osmobiose)

Su aroma es muy cálido, suave y floral, es reconfortante y relajante. Arropa y envuelve, invita a la calma, al descanso, casi al “farniente”.  
Me resulta particularmente interesante para dolencias del sistema osteomuscular y para épocas de convalescencia, estrés y burnout.
Su aroma es muy peculiar, muy distinto del de los demás pinos que he podido explorar, su energía es femenina, se percibe el elemento agua y el elemento fuego muy claramente.
Lo he incluido en emulsiones corporales, me gusta especialmente ese toque de pétalo de flores que desprende.

 

Pinus nigra laricio (Pino Laricio de Córsega agujas – Marca Astratella)

La primera sensación que aparece al oler este aceite esencial es de limpieza (me evoca un olor a jabón). Su aroma es afrutado, percibo mucha armonía en él, procura una sensación sumamente placentera y alegre. Relaja y podría llegar a dar algo de sueño.
Como particularidad cabe mencionar en este aceite esencial la presencia de acetato de linalilo (15% aprox.) y linalol (5% aprox.).
Christian Escriva recomienda este aceite esencial para fumadores que desean dejar de fumar, también indica que es interesante para tratar el asma y bronquitis asmatiforma. Nos invita a usar este aceite esencial más a menudo y considera que debería tener un lugar importante en aromaterapia. En su libro “les huiles essentielles corses” Christian Escriva dice: “El aroma extraordinario procedente de este árbol tiene algo religioso, incluso se le puede comparar con nuestros aromas más sagrados, la mirra por ejemplo.”

 

Pinus pinaster (Pino Marítimo agujas, Francia – Marca Aroma’plantes)

El aroma de este aceite esencial es notablemente más “terrestre” que los precedentes. Huele a madera y a papel (y es que es uno de los árboles que se usan para fabricar papel!). En la primera parte de la olfacción me resulta casi desagradable, pero el aroma amaderado acaba predominando y me envuelve. Me vienen imágenes de la carpintería de un familiar que visité en contadas ocasiones cuando era pequeña.
Me parece muy interesante para personas que necesitan “estructurarse”, para centrarse y concentrarse. También para dar apoyo y anclar.
Y por supuesto este sería sin duda uno de los que elegiría para tratar dolencias del esqueleto.

 

Pinus sylvestris (Pino Silvestre agujas, Francia – Destilado por Vincent Dromel)

Tengo dos aceites esenciales de Pino Silvestre, son de dos lugares distintos y dos marcas diferentes.
Prefiero usar y oler el que procede de Francia, lo destila un pequeño destilador en la Provenza. 
La primera vez que lo olí, viajé directamente al interior de una colmena! Y siempre que lo huelo me ocurre lo mismo. Me transformo en abejita!
Su aroma me resulta muy reconfortante, tranquilizador, cálido, muy resinoso. También percibo notas cítricas y frescas. Me trae alegría y me anima. 
El aceite esencial de pino silvestre es el que se recomienda sistemáticamente junto al aceite esencial de abeto negro para recargar las suprarrenales en caso de agotamiento.
Y de nuevo viajo a la colmena, las abejas parecen no descansar nunca! Tal vez sea porque viven en casitas de madera de pino y extraen su resina para fabricar el propóleo! 

 

Abies Alba (Abeto común o abeto blanco agujas Italia – Marca Oshadhi)

El aroma del árbol de Navidad es refrescante, afrutado y alegre. Evoca altitud y aire libre. Durante la olfacción se hace presente el color verde intenso.
Me recuerda un poco al “llamado” Abeto Douglas (que no es un Abies sino Pseudotsuga menziesii) con un ligero aroma a manzana (que aparece a veces en Juniperus communis var. montana).
En la segunda fase de la olfacción aparecen notas más balsámicas y me resulta masculino. El aroma me inspira mucha fuerza, tal vez es el que más fuerza desprende entre todos los que menciono en este artículo. 
También me evoca “eterna juventud”, el aroma parece no perder fuerza, se mantiene equilibrado y vital.
Sin duda es un aceite esencial muy interesante para ancianos y siempre que falte vitalidad. Lo incluiría incluso en alguna crema facial anti-edad!
El aceite esencial de abeto blanco es un gran regenerador y sin duda un excelente antidepresivo.

 

Abies balsamea (Abeto balsámico agujas, Canadá – Marca Pranarôm)

El aroma de este aceite esencial me resulta algo “contradictorio”, alguna nota aromática despierta en mi cierta incomodidad. Percibo un aroma algo metálico, cortante. No sé si es fruto de una destilación mediocre o si es algo propio de este aceite esencial (no tengo actualmente otro aceite esencial de abeto balsámico para comparar). 
Esto es lo interesante de este tipo de olfacción. Nos podemos encontrar con “sorpresas”. 
Independientemente de mi propia vivencia, claro está que este abeto nos ofrece unas interesantes propiedades al igual que otros abetos, lo usaríamos para tratar enfermedades del sistema respiratorio y del sistema osteomuscular. También lo usaremos como estimulante general.

 

En nuestro próximo encuentro “¿Olfateamos juntos?” exploraremos estos tres aceites esenciales:
Abies alba (Abeto blanco agujas)
Abies sibirica (Abeto de Siberia agujas)
Picea mariana (Abeto negro agujas)

 

Si te animas a vivir la experiencia, apúntate el martes 14 de mayo a las 20h. Para ello sigue este enlace: “¿Olfateamos juntos? Tres abetos”

 

Y para terminar te animo a probar estas sinergias forestales muy bonitas que he creado para ti:

Un paseo por el pinar con brisa marítima, una tarde de verano:
Pino de Alepo 7 gotas
Pino Laricio 7 gotas
Pino Marítimo 3 gotas

Un paseo por el pinar, una tarde de otoño:
Pino Silvestre 4 gotas
Pino Cembra 6 gotas
Pino Laricio 6 gotas

Un paseo por los bosque del gran norte
Abeto negro 5 gotas
Abeto blanco 5 gotas
Abeto de Siberia 10 gotas

 

Puedes encontrar algunos de estos aceites esenciales en la tienda online “Tu Taller Natural”.

 
Acerca de los encuentros ¿Olfatemos juntos?
Si aún no sabes en qué consiste la olfacción sensible o olfacción sensorial, puedes experimentarlo apuntándote a las primeras sesiones gratuitas que quedaron grabadas.
Entra en http://www.floresserbyantoniajover.online y busca ¿Olfateamos juntos?.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: