Aceites esenciales, aceites vegetales…¿los sigues confundiendo?

Estos últimos meses he podido constatar que existe bastante confusión entre los aceites esenciales y los aceites vegetales.
Con frecuencia recibo mensajes, sobretodo por parte de mujeres embarazadas, en los cuales se me pregunta si el aceite de árgan o el de rosa mosqueta que se aplican en la piel es malo para el bebé. Otras veces doy con artículos donde leo auténticas barbaridades en relación con los aceites esenciales los cuales se confunden alegremente con aceites vegetales.
Entiendo que pueda generarse esta confusión por el hecho de que estos productos, en realidad muy distintos, se califican de “aceites”. Así que he decidido escribir un artículo para definirlos y diferenciarlos.

Los aceites esenciales y aceites vegetales son totalmente distintos desde el punto de vista químico.
Los aceites esenciales están compuestos por moléculas volátiles y aromáticas mientras que los aceites vegetales están compuestos por ácidos grasos. 
A pesar de que ambos son llamados “aceites”, en un aceite esencial encontraremos “zero” ácidos grasos.
Se llaman “aceite” porque al igual que los auténticos aceites vegetales, los aceites esenciales son hidrófobos, es decir, no se pueden diluir en agua.

Los aceites vegetales pueden contener otros compuestos muy interesantes tales como vitaminas, fitoesteroles, carotenóides, ceras e incluso en algunos casos trazas de esencias como es el caso en el aceite de comino negro. 

Encontramos generalmente los ácidos grasos en partes muy concretas de la planta: semillas o frutos en la mayoría de casos. Estos ácidos grasos son la reserva energética que permite que la semilla o fruto pueda germinar.

En el caso de los aceites esenciales, lo que encontramos en la planta es en realidad la esencia. La planta puede tener órganos secretores en distintas partes, por ejemplo en las hojas, en los frutos, las flores, las raíces, la corteza, la madera …
Las esencias cumplen numerosas funciones en la planta. Recuerdo de paso que no todas las plantas son capaces de sintetizar esencias. Las que lo hacen son plantas consideradas más evolucionadas en el reino vegetal. Fabrican esencias para defenderse o protegerse (bacterias, virus, hongos, animales…), para reproducirse, repararse, crecer o como fuente de energía entre otros. 
Me he encontrado en numerosas ocasiones artículos que mencionan la presencia de vitaminas en los aceites esenciales. Lo siento, es incorrecto, los aceites esenciales NO contienen vitaminas! Y tampoco endorfinas! Otra de las tantas barbaridades que se pueden leer en Internet!

El modo de obtención también es distinto. Los aceites vegetales se extraen por presión, es decir frutos o semillas son prensados, filtrados y envasados (me refiero aquí a aceites vegetales no refinado y de alta calidad).

Salvo en el caso de las esencias de cítricos que se extraen por presión de la cáscara del fruto (limón, mandarina, pomelo, naranja, lima, etc), los aceites esenciales se obtienen por destilación por arrastre de vapor. Para ello se usa un alambique. 

Los aceites vegetales no suelen ser tóxicos ni causar irritaciones cuando se aplican en la piel. Algunos son aptos para uso alimentario, otro no (por ejemplo el jojoba que es una cera vegetal).

Los aceites esenciales pueden ser tóxicos sobretodo por vía oral si se toman cantidades inapropiadas o no correctamente diluidos , pueden ser irritantes y en algunos casos incluso cáusticos para la piel.

De paso menciono los oleatos o macerados de plantas. Los de caléndula, árnica e hipérico son los más conocidos. Los oleatos son maceraciones de flores u otras partes de la planta en aceite vegetal, generalmente aceite de oliva. Las maceraciones en aceite vegetal permiten extraer los compuestos lipófilos, y entre ellos esencias! 

Los aceites vegetales son más conocidos por sus cualidades alimentarias o cosméticas. Sus propiedades terapéuticas son menos conocidas y no tan numerosas que las de los aceites esenciales, pero igualmente son muy interesantes. 
Algunos aceites vegetales ricos en grasas esenciales (ácidos grasos esenciales) son indispensables para nuestra salud y deben estar presentes en nuestra dieta (los famosos omegas). 

Los aceites esenciales tienen incontables propiedades terapéuticas y tienen muchas aplicaciones posibles. Son más conocidos por sus usos en cosmética y perfumería.

Una forma sencilla de saber si lo que tengo en mis manos es un aceite vegetal o un aceite esencial es por una parte su aroma. El aroma de los aceites esenciales es siempre muy intenso en cambio el de los aceites vegetales es más bien discreto y parecido al de nueces tostadas en muchos casos.

Otra pista es cuando te aplicas uno u otro en la piel, el aceite vegetal es graso, cuesta un poco que penetre en la piel. Un aceite esencial no es graso (a no ser que lo hayamos  diluido con un cuerpo graso claro!) y penetra muy rápidamente.
Un aceite vegetal se queda en las capas superiores de la piel, no llega al torrente sanguíneo porque las moléculas que lo componen son demasiadas grandes, pasa todo lo contrario con un aceite esencial, las diminutas moléculas que lo componen atraviesan todas las capas que constituyen la piel (epidermis, dermis, hipo-dermis) y llegan al torrente sanguíneo a través de la red de capilares.

Otro dato es el precio del producto, parece una tontería…No lo es!
Un frasco de 100 ml de aceite esencial te costaría un centenar de euros en la mayoría de caso…En cambio un aceite vegetal es muchísimo más barato, 100 ml de aceite de árgan te costára unos 15 euros dependiendo de la marca.
Los aceites esenciales se suelen vender en frascos de 2, 5 o 10 ml. Los de aceites vegetales de 50, 60, 100 o 125 ml habitualmente.

Espero que con estas aclaraciones ya no vuelvas a confundir nunca más un aceite esencial con un aceite vegetal.

Termino con una lista (no exhaustiva) de los más conocidos aceites vegetales (excluyo ceras, mantecas y oleatos):

apricot_kernel_oil
Almendra dulce
Argán
Avellana
Aguacate
Borraja
Coco
Comino negro
Espino amarillo
Frambuesa semillas
Germen de trigo
Girasol
Macadamia
Nuez de albaricoque
Nuez
Onagra
Oliva
Pepita de uva
Ricino
Rosa mosqueta
Sésamo

 

ajg_firma

  One thought on “Aceites esenciales, aceites vegetales…¿los sigues confundiendo?

  1. Maty
    31/08/2016 a las 8:57

    Buena aclaración Antonia, muchas gracias.
    Hay un desconocimiento absoluto del tema. Yo me encuentro muchas veces explicando las diferencias.

  2. 31/08/2016 a las 5:49

    mu iteresante
    gracias

  3. Gema
    30/08/2016 a las 21:32

    Entonces , existe el a.e de rosa mosquetsa ?
    Porque yo siempre he creído que no.
    Te agradezco la respuesta y estamos en contacto , Antonia.

    • 31/08/2016 a las 9:40

      Hola Gema,

      Pues no, no existe aceite esencial de rosa mosqueta, ¿que te ha hecho pensar que podía existir?, el que dijera que en alguno aceites vegetales encontramos esencia como es el caso del comino negro?
      En las semillas de comino negro efectivamente hay esencia y se puede extraer aunque el rendimiento es muy flojo. Pero en el fruto de la rosa mosqueta donde se encuentran los ácidos grasos no hay esencia. A veces pasa que el fruto/semilla puede contener las dos cosas, pero el metodo de extracción utilizado en el caso de los aceites esenciales hace que no se pueda arrastrar las grasas! A veces lo que vemos en los procesos de detilación son ceras o resinas, pero quedan separadas del aceite esencial.

      Así pues en algunos casos aíslados un aceite vegetal puede contener aceite esencial, pero no lo contrario.

      Espero que te quede más claro ahora.

      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: