El hidrolato, ese gran desconocido

Hace unos pocos años conocí a un señor muy interesante, Raymond Agnel (en la foto), dueño de una destilería en la Provenza (Distillerie Les Agnels) y hasta no hace tanto dueño de una de las mayores empresas exportadoras de aceites esenciales en Francia.
Este hombre era probablemente uno de los que más sabe sobre la lavanda y el lavandín. Perteneció al comité encargado de establecer las normativas (AFNOR) para la lavanda y el lavandín. Raymond Agnel

Tuve la suerte de hablar con él en repetidas ocasiones, y lo que más me quedó grabado de nuestras conversaciones fue lo que me dijo acerca de la hidrolaterapia: “es la medicina del futuro”…
Poco se habla de los hidralatos, sobretodo en España y aquí el mayor uso que se les da es un uso cosmético.

El hidrolato es el agua residual que se forma por condensación del vapor que ha atravesado la materia vegetal durante el proceso de obtención de un aceite esencial por destilación por arrastre de vapor. Se le llama hidrolato por el color blanquecino que tiene antes de la decantación (“hidro” de agua y “lato” de leche).

Lo interesante del hidrolato es que aparte de contener alrededor del 1% de las moléculas hidrosolubles del aceite esencial también contiene la fracción molecular hidrosoluble de la planta. No contiene en sí el aceite esencial pues este es por definición insoluble en el agua, pero sí que contiene la información.
Un hidrolato no presenta necesariamente las mismas propiedades atribuidas al aceite esencial y en cualquier caso su actividad será menor…o eso nos cuentan. Sin embargo queda mucho por descubrir, pues los hidrolatos no se están estudiando ni tampoco utilizando a gran escala a nivel terapéutico.

Sin embargo los hidrolatos existen desde hace más de 4000 años y antiguamente eran todavía más preciados que las esencias de las plantas. Se han descrito los hidrolatos como aguas con virtudes mágicas. En el siglo 18 se usaban más de 200 hidrolatos, poco a poco fueron sustituidos por los aceites esenciales.

¿Medicina del futuro?
Hidrolato de romeroQuedé tan impactada por esa afirmación un tanto profética que ni se me ocurrió entonces preguntar al Sr. Agnel qué era lo que le hacía pensar que la hidrolaterapia sería la medicina del futuro.
Pensando en ello ahora y desde mi punto de vista, no dudo de que este hombre tenga en cierta medida razón.
Hace apenas unos meses vi un documental muy interesante sobre la memoria del agua. Este documental (se puede ver aquí subtitulado en castellano) presenta los últimos experimentos llevados a cabo por el reconocido Pr. Luc Montagnier. Sus investigaciones retoman los descubrimientos del científico Jacques Benveniste quién dedicó parte de su vida a demostrar que el agua tiene la capacidad de memorizar ondas electro-magnéticas. Este hombre fue ridiculizado por la comunidad científica y murió en 2004, probablemente de tristeza!
El Pr. Luc Montagnier con sus casi ochenta años ha retomado las investigaciones en torno a la memoria del agua y encabeza un proyecto científico en China.
Los descubrimientos de Benveniste podrían dar una base científica a la homeopatía y eso es en parte lo que despertó la desaprobación de muchos científicos. A parte estos descubrimientos supondría un cambio de paradigma que pocos están dispuestos a realizar.
La revista DSalud publicó un artículo en 2011. Se puede leer aquí.

Y ¿Porqué hablo de la memoria del agua cuando hablo de los hidrolatos?…Pues precisamente porque los hidrolatos son agua, agua que ha estado en contacto con las moléculas de la planta y bien sabemos que las moléculas que componen los aceites esenciales emiten ondas electromagnéticas! (ver artículo mencionado).

Es evidente para mí que un hidrolato tiene un potencial terapéutico muy interesante porque contiene la información completa de la planta.
El problema a día de hoy es que no son tantos los que los preconizan para fines terapéuticos y no hay información científicamente contrastada.
El otro gran problema que tenemos es la calidad de los hidrolatos que llegan al mercado y es necesario asegurarse de lo que estamos comprando si querermos disfrutar de todas las propiedades de los hidrolatos con total seguridad.

Los hidrolatos son muy interesantes para tomar por vía oral para tratar un gran número de trastornos de salud además no presentan contra-indicaciones ni toxicidades.  Pero ya que los hidrolatos son agua (aromática, ciertamente, pero agua), pueden ser fácilmente contaminados por bacterias y por esta razón es muy complicado acceder a hidrolatos que sean 100% fiables para un uso terapéutico por vía oral. Personalmente uso y recomiendo los del laboratorio Terpenic y los que elaboro yo misma.

La mayoría de los hidrolatos que encontramos a la venta llevan indicado en la etiqueta “uso externo”. Generalmente es porque llevan algún conservante, no son hidrolatos (es el caso frecuentemente con el “agua de rosa” o de azahar) o no se puede garantizar que no estén contaminados a pesar de minuciosas filtraciones. En cambio los hidrolatos que nos ofrecen en Terpenic son apto para el uso interno: de 2 a 3 cucharas soperas por litro de agua que tomaremos a lo largo del día o bien una cuchara de café para un vaso de agua, tres veces por día.
Fundamentalmente los hidrolatos tienen las mismas propiedades que los aceites esenciales, contienen trazas de estos, oligo-elementos y otros principios activos de la planta solubles en agua. La ventaja del hidrolato es que es muy suave y apto para cualquier persona incluso niños y mujeres embarazadas o lactantes.

hidrolat_blog2

Los hidrolatos una vez abierto, se conservan en la nevera y se deben usar preferiblemente en el mes que sigue su apertura. Los hidrolatos que llevan tiempo abiertos podrán servir para preparar jabones.

Los hidrolatos son estupendos para el cuidado de la piel, se pueden usar como tónicos. También podemos utilizarlos para preparar cremas hidratantes caseras y jabones.

Estos son algunos de los hidrolatos interesantes y fácilmente disponibles para uso cosmético y/o terapéutico:

Azahar
El hidrolato de flor de azahar es uno de los más conocidos y utilizados. Tiene propiedades calmantes y re-equilibrantes.
Al igual que el aceite esencial es un magnífico anti-estrés, es muy reconfortante y su aroma muchas veces nos recuerda al dulce y tierno olor de los bebés.
Es apropiado para todo tipo de pieles y en particular para personas nerviosas. También será estupendo para incluir en la fase acuosa de nuestras cremas hidratantes caseras.
Se puede combinar con el hidrolato de jara y de mirto verde para una marcada acción anti-edad. Para pieles con acné recomiendo mezclarlo con hidrolato de lavanda y con hidrolato de romero verbenona.

Geranio
Astringente y re-equilibrante, calma las pieles irritadas o inflamadas. Es ideal para pieles grasas, mixtas y con acné.
Me parece muy interesante para los hombres, para aplicar después del afeitado. En este caso se puede mezclar con hidrolato de jara y de lavanda.
Calma las picaduras de insectos y las quemaduras,  se puede añadir hidrolato de lavanda.

Jara
Muy astringente y con un potente olor que no agradara a tod@s…el hidrolato de jara es sin embargo excelente para incluir en la fase acuosa de una crema anti-arrugas. También es muy interesante por sus propiedades purificantes, repararadoras y cicatrizantes. Se le atribuye al igual que al aceite esencial propiedades hemoestáticas, sin embargo personalmente opino que para este proposíto concretamente es muy mayor el efecto producido por el aceite esencial.
Como he mencionado anteriormente, lo podemos mezclar con mirto y azahar, pero también con geranio y siempreviva para un acción circulatoria y anti-inflamatoria.

Lavanda
El hidrolato de lavanda es un gran clásico, es refrescante y calmante, conviene especialmente para calmar pieles irritadas o quemadas por el sol. Al igual que el aceite esencial tiene propiedades cicatrizantes.
Es particularmente indicado para pieles con acné y grasas pues las purifica y regenera.
También se puede añadir en el baño de bebé para un efecto calmante (2 a 3 cucharas soperas).
Para pieles sensibles, irritadas o reactivas se puede mezclar con hidrolato de manzanilla romana y azahar.

Manzanilla Romana
Al este hidrolato se le atribuyen propiedades calmantes, regenerantes y anti-inflamatorias. Calma las pieles inflamadas (ezcemas, psoriasis, cuperosis) y es especialmente indicado para las pieles alérgicas. Se usa también para calma irritaciones oculares.
Para la psoriasis podría ser precisamente interesante usarlo para usar con hidrolato de siempreviva, arcilla blanca y aceites esenciales tales como la mirra, el incienso, el mirto verde, el romero verbenona, la zanahoria y la siempreviva. 

Mirto verde
El hidrolato de mirto verde fue uno de los más preciados en cosmética. Se le llamaba durante la edad media “el agua de ángel”.
Tiene propiedades astringentes, reafirmantes y regenerantes. El aceite esencial de mirto verde es un activo natural de cosmética muy valioso. Sus propiedades rejuvenecedoras han sido comprobadas a través de diferentes estudios.
Un estudio clínico concretamente demostró la acción anti-arrugas del mirto verde. Se examinó el efecto de un extracto de hojas de mirto en 21 mujeres de entre 43 y 69 años. En comparación con el placebo, después de 28 días de aplicación dos veces por día, el número de arrugas había disminuido de 16%,  en la superficie total de arrugas la reducción fue del 33% y en cuanto a las arrugas eran un 36% más pequeñas (refiriéndose a la dimensión de las arrugas).
Fuente del estudio en Nutranews (en francés)

Rosa damascena
Probablemente sea el más conocido y el más utilizado, aunque desgraciadamente el agua de rosa que se vende hoy día poco tiene que ver con un auténtico hidrolato.
Para mí, si solo quisiéramos tener un hidrolato en casa este sería el que deberíamos elegir.
Es adecuado para todo tipo de pieles, tiene propiedades calmantes, astringentes, tonificantes, es anti-edad y por poco que encontremos uno “decente”, disfrutaremos de su delicado aroma.


Por vía externa los hidrolatos se usan tal cual o se pueden diluir en agua. Lo ideal es comprarlos con un tapón esprai o pasarlo a un frasco de cristal de color azúl o ambar con esprai.
Cuando preparamos cremas hidratantes caseras se pueden usar puros o bien mezclados en la fase acuosa con otros activos interesantes, tales como infusiones de plantas o aloe vera.

 Si deseas saber más sobre la hidrolaterapia, te recomiendo el libro de Lidia Bosson “Hidrolaterapia”, ediciones Amyris.
Puedes comprar los hidrolatos de Terpenic en estas tiendas online TUTALLERNATURAL.COM y TIENDAARKEBCN.COM
De nuevo insisto de forma tajante sobre la importancia de la calidad del hidrolato que vayas a utilizar.

antonia jover

 

 

NOTA: QUEDA PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG SIN EN EL PERMISO PREVIO DEL AUTOR.
QUEDA PROHIBIDO MODIFICAR LOS TEXTOS SIN PREVIA AUTORIZACIÓN.
POR FAVOR LEER LAS RECOMENDACIONES DE USO ANTES DE EMPEZAR A USAR ACEITES ESENCIALES POR PRIMERA VEZ.
PEDIR CONSEJO A UN FARMACÉUTICO ESPECIALIZADO EN CASO DE EMBARAZO, LACTANCIA Y PARA LOS NIÑOS O PONERSE EN CONTACTO CONMIGO.

  One thought on “El hidrolato, ese gran desconocido

  1. Mari
    27/12/2016 en 23:09

    Hola Antonia, fantástico el artículo, yo hace un tiempo me hice un hidrolato de rosa casero de las rosas que crecen en nuestra casa, fue por probar, aunque no fue en alambique, que no tengo aunque me encantaría tener, sino un método casero con una olla y una escurridera, poniendo hielo para hacer destilar. No sé hasta que punto estos hidrolatos caseros son del mismo efecto o calidad, pero a mi me gustó mucho el que hice. Gracias por compartir, saludos desde Chile.

  2. Eva Perales López
    06/11/2016 en 21:55

    Hola Antonia! Que magnífico artículo, me ha encantado, precisamente tengo un taller para mis clientas el día 20 sobre hidrolatos (de TerpenicLabs claro!), ya te explicaré que tal ha ido, muchas gracias por tu generosidad a la hora de compartir conocimientos, una vez ley que hay personas que son como ríos, que reciben, reservan, y dejan ir….tú eres un río.Un beso!!!

  3. Coqué
    02/02/2015 en 16:54

    Hola Antonia, gracias de nuevo por compartir tanta y tan interesante información. De momento sólo utilizo hidrolatos en cosmética, me voy a animar a darles otra ‘vidilla’. Un beso enorme Coqué

  4. 29/01/2015 en 8:51

    Hola Antonia! Me has hecho recordar mi visita a la destilería Les Agnels y la pasión del señor Raymond cuando nos mostró el proceso de destilación de cítricos. Fue también el primer lugar donde bebí hidrolato ¡Qué ganas de volver! Molts petons y espero que tengas un año repleto de nuevas experiencias! Sílvia

  5. Rosa Sánchez Martínez
    26/01/2015 en 17:11

    Hola Antonia!!! Super interesante el artículo, me ha animado a comprar un hidrolato de rosa damascena, cuando lo reciba y comience a utilizarlo como tónico en mi rutina diaria te comentaré que tal la experiencia. Como siempre, gracias por compartir!!!!
    Un fuerte abrazo guapísima!!!

  6. Pilar Adame
    26/01/2015 en 12:16

    Fantastico, Antonia. Com siempre…. Espero con mucho interés el curos de destilación!

  7. Rosa Maria
    25/01/2015 en 20:33

    Me encantan todos tus articulos. Lo que descubrimos contigo! Gracias por tu generosidad de compartir tus conocimientos con todas nosotr@s. Rosa M.

  8. Dora
    23/01/2015 en 11:44

    Hola Antonia siempre tus notas son muy enriquecedoras! Muy interesante todo quisiera poder conocer esos lugares yo vivo en Argentina y hay en la Provincia de San Luis también campos de Lavandas y aromáticas aún no los conozco,sigo leyendo todo lo que se publica y lo disfruto y aprendo Gracias saludos,
    Dora

  9. sergio
    21/01/2015 en 10:39

    Yo uso hidrolatos muy frecuentemente, son 100% puros sin conservantes ni nada. Lo único malo es que hay que conservarlos en el frigorifico y su fecha de caducidad es mucho más temprana que los aceites esenciales. El hidrolato de incienso o sándalo lo uso como si fuera agua en mi difusor de aromaterápia por ultrasonidos y como fase acuosa en cremas para chicos. El de sándalo incluso lo he usado para aliviar una cistitis mezclado con agua e ingerido y da muy buen resultado. Es verda que son muy poco usos y muy desconocidos, pero tienen mucho que aportar.

  10. Cristina
    20/01/2015 en 10:36

    Me ha encantado!!

  11. 19/01/2015 en 17:34

    Querida Antonia, excelente artículo. Como siempre nos tienes acostumbrados. Muchísimas gracias, Recibe un cordial saludo, María Belén

  12. Myriam
    19/01/2015 en 15:19

    Que interesante Antonia! Ampliar las aplicaciones terapéuticas de los aromas con los hidrolatos como futuro es fantástico.
    Gracias por tu blog y por tu generosidad a la hora de compartir tus amplios conocimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: