Volando voy…volando vengo…o como perdí el miedo a volar


Hace unos 15 años empecé a tener miedo a viajar en avión.

Me costaba entender porqué puesto que hasta ese momento los viajes en avión no suponían ningún problema para mi. Supongo que por aquel entonces sufría más de ansiedad y subirme a un avión era ponerme ante la posibilidad de sufrir un ataque de pánico. Sencillamente le tenía miedo al miedo.

Estuve evitando los viajes en avión durante casi 15 años hasta que finalmente la vida me dio la oportunidad de superar este miedo y esto llegó cuando yo ya disponía de todas las herramientas y recursos para superarlo.

Quiero compartvolarirlo aquí porque estoy convencida de que mi experiencia podrá ayudar a muchas personas. Sobretodo a estas altura del año, cuando muchos toman el avión para irse de vacaciones y inician e
ste tan esperado momento del año con mucho estrés!

Superar mi miedo a volar ha sido un gran reto para mi y lo celebro.
Hace unos cinco años tuve la oportunidad de constatar el gran aporte de los aceites esenciales para ayudarme cuando tenía que volar. Generalmente el saber que tenía que volar me quitaba el sueño dos semanas antes. Vivía intensos momentos de estrés y lo pasaba realmente mal.

Usar aromaterapia me ayudó sobretodo a calmar los nervios y a controlar la taquicardia, pero el miedo seguía allí. El peor momento para mi era entrar en el avión, a veces quería echar a correr! Era un momento muy angustioso.

Superé definitivamente mi miedo a volar combinando aromaterapia con Sofrología.

Estoy preparándome para ser sofróloga (acabaré de formarme en junio de 2015)…
Y que mejor oportunidad podía tener yo para comprobar los beneficios de la Sofrología para la gestión del estrés?

Así que doy gracias por esta maravillosa oportunidad de liberarme de un miedo que me ha estado limitando mucho y por todo lo bueno que la práctica de la Sofrología está aportando a mi día a día.

La Sofrología es una disciplina creada por el neuro-psiquiatra colombiano: Alfonso Caycedo.
Alfonso Caycedo trabajó durante muchos años en el Hospital Clínic de Barcelona como profesor de psiquiatría.

La Sofrología es una disciplina que utiliza técnicas de relajación y visualización para alcanzar el bienestar psico-físico así como el equilibrio entre cuerpo y mente.
Alfonso Caycedo inventó la palabra “Sofrología” , viene del griego:

Sos: Harmonía, equilibrio
Phren: Psique, consciencia
Logos: Estudio, conocimiento

Etimologícamente hablando la Sofrología es el estudio de la consciencia en equilibro.
Hoy día la escuela de Sofrología Caycediana define la Sofrología como “el estudio de la consciencia y la conquista de los valores existenciales del ser”

La Sofrología tiene diversas aplicaciones, es muy útil para la gestión del estrés y la gestión del dolor. La práctica de la Sofrología ayuda a liberarse de la ansiedad y a mejorar nuestro estado de ánimo (duelos, depresión). También es utilizada por deportista de alto nivel para lograr mejores resultados. Resulta igualmente muy útil en la preparación al parto. Pero de forma más amplia diría que es una excelente disciplina para sobrellevar cualquier situación que genera estrés.

La práctica de los diferentes ejercicios de Sofrología a lo largo de este primer año de formación me ha permitido comprobar sus efectos positivos sobre estados de ánimo, ansiedad y estrés.

En el caso del miedo a volar he combinado la práctica diaria de algunos ejercicios concretos que favorecen la relajación con la práctica de la “sofronización de base” y ejercicios de respiración consciente antes y durante el vuelo. Por supuesto me han acompañado varios aceites esenciales.

La sofronización de base es un ejercicio fundamental en Sofrología. Toda sesión empieza por este ejercicio y permite el alcance de un estado llamado “sofrolimilal” que corresponde a un estado entre el sueño y la vigilia.
La práctica de este ejercicio facilita la activación del sistema nervioso parasimpático, lo cual nos ayudará a gestionar mejor el estrés y a programarnos lo que yo llamo “micro-descansos”.
Este ejercicio consiste en volver la atención hacía el cuerpo, a centrarse en las sensaciones corporales y de esta forma se logra aquietar la mente (la mente es la que genera estados ansiosos a través de pensamientos  negativos).

Para que puedas experimentar tu mism@ este estado te propongo que hagas el siguiente ejercicio de relajación (sofronización de base).

Puedes grabar el texto para poder realizar el ejercicio más cómodamente.

————
Siéntate cómodamente en un lugar tranquilo donde nadie te va a molestar. Desconecta tu móvil o cualquier fuente de distracción.
Mira a tu alrededor y siéntete segur@ con tu entorno.
Cuando quieras cierra los ojos (no es obligatorio, si no quieres cerrarlos entonces sencillamente mira al suelo).
Respira hondo tres veces intentando que tu respiración sea abdominal.

Pon tu atención en la zona de tu cabeza. Toma consciencia de su forma y de su volumen.
Tal vez puedas percibir tu cuero cabelludo y tu cabello.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Ahora pon tu atención en tu rostro, empezando por la frente, siente como se borran todas las arrugas de tu frente, siente como se relaja todo la musculatura de tu frente, siente como se relaja y especialmente siente como se liberan todas las tensiones acumuladas especialmente en la zona del entre-cejas.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Percibe la musculatura de tu cara, mejillas, mandíbula, toma consciencia del relieve de tu cara, la nariz, las mejillas, la barbilla, siente como se van relajando todos los músculos de tu cara.
Imagina que tomas un pincel muy suave en tu mano y lo vas pasando por tu cara. Es un pincel mágico que tiene el poder de eliminar todas tus arrugas y todas las tensiones acumuladas en tu cara.

Ahora dirige tu atención hacia tu cuello y tus hombros. Relaja esa zona donde se acumulan tantas tensiones.
Puedes seguir usando tu pincel mágico para deshacer cualquier nudo que percibas.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Trata de eliminar las tensiones en los hombros, brazos hasta la punta de tus dedos.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Ahora centra tu atención en la zona del tórax, siente la parte inferior de tus brazos, desde las axilas hasta la pulpa de tus dedos.
Siente la presencia de tu corazón y de tus pulmones que trabajan día y noche para mantenerte viv@.
Libera las tensiones que puedan estar acumuladas en esta zona de tu cuerpo.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Siente tu diafragma y todo la zona digestiva. El estómago, el hígado, el páncreas, la parte superior de tus intestinos.
Libera cualquier tensión que localices en estos órganos.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Ahora vas a concentrarte en la zona de tus caderas, siente la parte inferior de tus intestinos, tus órganos sexuales, tu vejiga. Liberate de cualquier tensión.
Siente tus piernas, tus rodillas, tus tobillos y tus pies bien anclados en el suelo.
Toma consciencia de todos tus puntos de contacto.
Libera cualquier tensión acumulada en esta zona.

Relájate, siéntete calmad@. Respira hondo.

Disfruta durante unos instantes de tu cuerpo totalmente relajado, sin tensiones.
Si todavía notas alguna zona tensa en tu cuerpo, libérala con una inspiración/espiración profunda.

Cuando quieras vas a respirar de una forma más seguida y dinámica para poco a poco volver a un tono normal.
Empieza a mover los pies, las piernas, las manos, desperézate.
Tómate tu tiempo y cuando lo desees, abre los ojos.

———-

Cuando se práctica regularmente este ejercicio conseguimos alcanzar muy rápidamente el estado “sofroliminal”, hasta el punto que muchas veces bastará cerrar los ojos y conectar con la respiración y con tu cuerpo para alcanzar este estado incluso estando de pie.

Este ejercicio lo práctico en la sala de embarque, lo hago de forma rápida porque ya he adquirido la práctica. Lo sigo practicando mientras espero, sea en la cola de embarque o mientras espero tomar mi asiento en el avión.
Una vez sentada, sigo practicando si siento la necesidad de hacerlo. Ahora muchas veces me basta concentrarme en mi respiración, procurando que esta sea abdominal claro.

Durante todo este proceso me acompaña uno de estos aceites esenciales clasificados de menos a más potente para calmar el sistema nervioso, siendo el último uno de los más potentes (Ojo! Es hipnótico)

– Menta bergamota (mentha citrata)
– Lavanda (lavandula angustifolia)
– Naranjo amargo hoja también llamado “petigrain” (citrus aurantium ssp amara hoja)
– Manzanilla romana (chamaemelum nobile)
– Mandarino hoja (citrus reticulata hoja)

Podemos sencillamente eligir uno y respirar directamente.

Otra opción es preparar un roll-on (10/11 ml) de la siguiente forma:

10 gotas de AE de menta bergamota (mentha citrata)
10 gotas de AE de lavanda (lavandula angustifolia)
10 gotas de AE de naranjo amargo hoja
Completar con AV de jojoba

Y para los más ansiosos, nerviosos que temen el ataque de pánico

15 gotas de AE de manzanilla romana (chamaemelum nobile)
10 gotas de AE de mandarino hoja (citrus reticulata hoja)
5 gotas de AE de laurel (laurus nobilis)
Completar con AV de jojoba

En ambos casos se aplica en las muñecas insistiendo en el punto de acupuntura “shenmen”.
Es importante también ir oliendo regularmente respirando profundamente.

Para los que se ponen ansiosos unos días antes recomiendo la toma de AE de mandarina BIO. 2 gotas diluidas en un cucharita de miel o de aceite vegetal.3 veces por día.

Para los que padecen insomnio debido al estrés además de la mandarina, sugiero usar el AE de lavanda. Se puede usar tal cual, respirándolo o depositando unas gotas en la almohada.  Si no te gusta la lavanda usa el naranjo amargo hoja (petitgrain).

Y así es como yo he superado el miedo a volar…
Así que tu también puedes!

Abre tus alas, confía, observa a las azafatas/azafatos…céntrate en tu cuerpo, en tu respiración, siéntete segur@ ahí…
y a disfrutar del vuelo!

antonia jover

 

Para saber más sobre la práctica de la Sofrología, visita mi página web: www.flor-esser.com/sofrologia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  One thought on “Volando voy…volando vengo…o como perdí el miedo a volar

  1. Vicen
    07/08/2014 a las 16:19

    Como siempre magnifico post Antonia!!!!!!!!!
    Es un placer seguirte y aprender cada vez un poquito más😉
    Muchísimas gracias!!!!

  2. isabel burgos
    06/08/2014 a las 20:42

    Buenas noches, espero no molestar demasiado, pero estoy escuchando las noticias y el tema preocupante del ébola quería saber si puedo ¿proteger? a mi familia y amigos con ae de orégano ¿los bebes y niños? y si es así debo tener alguna precaución si el aceite tiene algun grado de toxicidad para el riñon o el higado.

    He leído algunas cosas pero no sé si lo interpreto correctamente.

    Muy agracida

    Isabel

    • 11/08/2014 a las 7:36

      Hola Isabel,

      El aceite esencial de orégano no me parece de entrada el más adecuado para este tipo de caso.
      Me orientaría más hacia los aceites esenciales antivirales y inmuno-estimulantes más “manejables” tales como ravintsara, mandravasarotra, árbol del té, niauli, fragonia, manuka y también el tomillo tujanol y el tomillo satureiodes (Tomillo marroquí).
      Los AE mencionados no tienen toxicidad y salvo en niños menores de 6 años pueden utilizarse por vía oral, tópica y respiratoria. Para lo menores de 6 años usaremos la vía tópica (en una base de aceite vegetal) y respiratoria (excepto el tomillo satureiodes que descartaremos en este caso).

      Saludos

  3. Rocío García Pecero
    02/08/2014 a las 20:41

    Excelente artículo Antonia.
    Creo que será de mucha utilidad para infinidad de casos.
    Muchas gracias una vez más.
    Disfruta del verano.
    Rocío García

    • 04/08/2014 a las 9:35

      Hola Rosa,

      Gracias por tu comentario.
      Me alegro de que te guste el artículo.

      Sí, indudablemente la misma técnica te ayudará a superar el miedo a conducir. En tu caso sencillamente puedes practicarlo justo antes de tener que conducir, pero efectivamente no se debe practicar mientras conduces.
      Idealmente práctica regularmente el ejercicio descrito en el artículo.

      Cuando vayas a conducir céntrate en tu cuerpo por ejemplo tomando consciencia de tus manos en el volante, de tu cuerpo apoyado en el asiento, de tus pies en el embrague y acelerador…etc.
      Céntrate en la carretera.

      Un aceite esencial muy interesante para conducir relajado pero alerta es el de hierbabuena. Este aceite esencial relaja el sistema nervioso pero te mantiene despierta. También va bien de de romero verbenona.
      Te puedes preparar un roll-on con estos dos AE. Pon un 15% de AE para un 75% de AV.

      Espero que te ayude, ya me contarás!

      Un saludo aromático,

  4. 02/08/2014 a las 20:31

    Fabuloso post!!! ¿Crees que sería aplicable a alguien que siente pánico a conducir? Temo que si la técnica me relaja no esté suficientemente atenta a la carretera… El aceite esencial de lavanda lo uso para dormir y en momentos puntuales de ansiedad, probaré las mezclas que nos sugieres. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: