Acerca de la calidad de los aceites esenciales

Las personas que me conocen y han asistido a alguno de los cursos que propongo saben bien lo insistente y pesada que soy en lo que se refiere a la calidad de los aceites esenciales que utilizaremos para fines terapéuticos, sobre todo si nos planteamos la vía interna como vía de administración.

Y es que todos los aceites esenciales no son iguales. Todos llevarán el mismo nombre pero no todos ofrecen la misma “bioactividad”. Pues no todos los que encontramos en el comercio son de grado flacon_he_qualiteterapéutico, no todo lo que nos venden como “aceite esencial” merece en realidad esta apelación y por desgracia todavía persiste confusión y circula mucha información errónea.

Por eso he decidido escribir este artículo y guía para ayudarte a comprar aceites esenciales que cumplan con tus expectativas y sobretodo que no puedan perjudicarte a ti ni a nadie (eso siempre que los uses correctamente respectando las recomendaciones de uso si no has asistido a ningún curso previamente).

Un aceite esencial es el producto que se obtiene cuando se extrae  la esencia de vegetales (plantas o árboles) por destilación por corriente de vapor. Se presenta bajo una forma líquida.
En el caso de los cítricos la esencia se extrae generalmente de la cáscara por presión mecánica y en este caso particular el producto resultante es una esencia y no un aceite esencial.
Estos vegetales están provistos de órganos secretores capaces de sintetizar dicha esencia y se caracterizan por el aroma que desprenden de forma natural cuando se rompen las células donde queda almacenada la esencia (células ubicadas en las hojas, los pétalos, las semillas, las raíces, la corteza, la madera…).
Aunque se llaman “aceites” esenciales no contienen ácidos grasos (a diferencias de los aceites vegetales).
Las esencias sintetizadas por plantas y árboles aromáticos están compuestas por una gran cantidad de moléculas muchas de ellas conocidas por su bioactividad (antibacteriana, antifúngica, antiviral, antiparasitaria). Las moléculas más “ligeras” son las que el proceso de destilación por corriente de vapor permite “arrastrar”.

La calidad de un aceite esencial depende de muchos factores. El simple hecho de que estemos hablando de productos orgánicos vivos hace que sea relativamente complejo garantizar al 100% que lo que tenemos entre manos es el reflejo perfecto de la esencia sintetizada por una planta o un árbol.
Para obtener los beneficios esperados y sobretodo evitar sufrir decepciones o peor aún desagradables experiencias, tendremos que basarnos en una serie de criterios a la hora de elegir la marca de los aceites esenciales que vamos a usar/consumir.

Estos son los criterios que recomiendo seguir sobre todo si el uso que les vamos a dar a los aceites esenciales es terapéutico.

ACEITES ESENCIALES QUIMIOTIPADOS (AEQT) O ACEITES ESENCIALES BOTÁNICAMENTE Y BIOQUÍMICAMENTE (AEBB), 100% PUROS, 100% NATURALES y 100% COMPLETOS (o integrales)

Lo primero que debemos buscar es una marca que ofrezca aceites esenciales quimiotipados (para saber más sobre la noción de quimiotipo pincha aquí). El quimiotipo de un aceite esencial se conoce gracias a un tipo de análisis llamado cromatografía en fase gaseosa (asociado a un sistema de detección llamado espectrómetro de masa)
Este tipo de análisis se solicita para cada nuevo lote. Las marcas muy exigentes no se satisfacen con la cromatografía facilitada por su proveedor sino que también solicitan por su cuenta este tipo de análisis para estar seguro de que lo que se les ha vendido corresponde con lo que se les ha entregado.
La cromatografía  no solo permite conocer el quimiotipo del aceite esencial sino que además determina el porcentaje exacto de cada componente (en realidad se buscan los componentes que supuestamente deben estar presente y para ello el análisis se basa en unos perfiles cromatográficos que sirven de modelo y que permiten comparar el lote nuevo con lo que se espera que sea).

100% puros, naturales y completos significa que los aceites esenciales que llegan a nuestras manos deben ser el producto resultante de una adecuada destilación por corriente de vapor, a los cuales no se les ha añadido nada (moléculas sintéticas u otros aceites esenciales similares, por ejemplo es el caso frecuente de la adulteración del aceite esencial de lavanda o de rosa) y tampoco se les ha quitado nada (por ejemplo deterpenados para no provocar irritaciones o sin furocumarinas para evitar la fotosensibilización).

Si bien es fácil encontrar marcas que declaran ofrecer aceites esenciales 100% naturales, 100% puros y 100% completos además de quimiotipados, no todas facilitan el acceso a las cromatografías o fichas técnicas.
No es una obligación, pero ciertamente es un punto a favor de la marca cuando esta  facilita la ficha técnica completa de cada aceite esencial/lote. En esta ficha técnica también aparece información valiosa:
– El nombre botánico y la parte (órgano) de la planta destilada
– La fecha de destilación
– El lugar de procedencia
– La fecha de caducidad
– Las características físicas del aceite esencial (olor, color, densidad, poder rotatorio…etc)

Para ver un ejemplo de ficha técnica pincha en los ejemplos: ejemplo 1 /ejemplo 2 / ejemplo 3 (en este último ejemplo se especifica la no correspondencia con la norma de calidad ISO) / ejemplo 4 


MEJOR CON CERTIFICACIÓN BIOLÓGICA

AB europeSobre todo cuando pensamos en la vía interna, pues los aceites esenciales extraídos de plantas cultivadas de forma tradicional pueden contener pesticidas.
Este tipo de certificación también nos garantiza una cierta calidad, pues los organismos reguladores (ECOCERT, NATURE & PROGRÉS, DEMETER, etc) definen el tipo de productos que se debe usar para este tipo de cultivo.


CORRECTO ETIQUETAJE

Descartaría sistemáticamente cualquier aceite esencial que no tuviera como mínimo indicada la siguiente información en la etiqueta:
– Nombre botánico (en latín)
– Quimiotipo (cuando este es determinante, por ejemplo en el caso del romero, el tomillo, mirto)
– Órgano secretor
– Nº de lote
– Procedencia
– Fecha de caducidad (aunque este es un tema puramente legal)
– Tipo de cultivo (biológico, convencional, o origen silvestre)
– Que indique que es 100% natural, 100% puro, 100% completo


OLER / PROBAR / COMPARAR

Una vez que hemos seleccionado algunas marcas que cumplan con estos criterios básicos, recomiendo que pongamos nuestro olfato a trabajar, porque os aseguro que con la práctica de una olfacción comparativa y regular podréis detectar algunas anomalías si las hay (principalmente la presencia de alcohol).
Sin embargo un aceite esencial que huele a alcohol nos puede indicar dos cosas:
Se le ha añadido etanol para obtener más grande cantidades, o bien se ha envasado recientemente y después de abrirlo por primera vez esperaremos un tiempo y verificaremos si sigue oliendo fuertemente a alcohol.
Los aceites esenciales adulterados con alcohol también suelen ser mucho más fluidos de lo habitual.

Otra forma de comprobar la calidad de un aceite esencial es aplicando una gota en una pequeña zona de la piel.
Contrariamente a lo que muchos creen y transmiten, una gran cantidad de aceites esenciales se podrían usar puros en la piel siempre que fueran de alta calidad. Lo que ocurre es que por desgracia muchos de los que se venden no cumplen con estos criterios y efectivamente en este caso mejor no arriesgar.

Si un aceite esencial reconocido como no irritante para la piel (ver lista) y las mucosas nos provoca una irritación o una reacción (es decir escuece, aparecen granitos o prurito – esto siempre que no seamos una persona con alergia a todo!), entonces estamos ante un aceite esencial de dudosa calidad.
Que conste que con esto no quiero decir que los aceites esenciales se deben usar sistemáticamente puros, sencillamente quiero decir que una forma de comprobar la calidad es aplicar una gota pura (de los que no deberían ser irritantes) y verificar el resultado!

EL PRECIO: LO BARATO SALE CARO

Es muy conveniente conocer el precio medio de los aceites esenciales más comunes porque esta información puede ser indicadora de una calidad más que dudosa. Por ejemplo nos debe parecer sistemáticamente sospechoso que una marca venda todos sus “aceites esenciales” al mismo precio. ¡Esto es una evidencia de que no se trata de aceites esenciales!
Lo que determina mayoritariamente el coste de un aceite esencial es el rendimiento de la planta, es decir la cantidad de esencia que contiene y que se puede extraer. Cuando menor sea el rendimiento, más cantidad de materia prima se necesitará y más caro será el aceite esencial. Este es el caso del aceite esencial de rosa damascena, de melisa o de flor de azahar.
Los aceites esenciales producidos por pequeños artesanos suelen ser más caros y de muy buena calidad. Los grandes productores destilan con alambiques enormes y pueden ofrecer cantidades mayores de aceites esenciales. En este último caso encontramos un poco de todo, ya que lo que aquí acaba siendo determinante es principalmente la calidad de la planta y la calidad de la destilación.
Las marcas más serias buscan establecer una estrecha y estable relación con su proveedor. Es la única forma poder acercarse a un mínimo de reproductibilidad de un año para otro.

Para mi, una marca que agota su stock de aceites esenciales (es decir rupturas) y no ofrece nada salvo que esperemos hasta la próxima destilación prevista, es señal de que busca ofrecer calidad y no cantidad!

Lista de precios orientativa de algunos aceites esenciales con certificación biológica (10 ml):

Albahaca exótica: +/- 8 euros
Árbol del té: +/- 10 euros
Abeto negro: +/- 8 a 10 euros
Bergamota: +/- 7 a 9 euros
Eucalipto azul: +/- 5 euros
Eucalipto radiata; +/- 5 euros
Flor de azahar: +/- 20 a 25 euros los 2 ml
Geranio de Egipto: +/- 10 euros
Incienso:  +/- 10 euros
Jara: +/- 20 euros los 5 ml
Lavanda (lavandula angustifolia): +/- 12 a 15 euros
Limón: +/- 5 euros
Mandarina: +/- 8 euros
Manzanilla romana: +/- 20 euros
Menta piperita: +/- 5 euros (pero aquí ciertamente hay un poco de todo!)
Palmarosa: +/- 5 euros
Ravintsara: +/- 9 euros
Romero cineol: +/- 5 euros
Rosa damascena: +/- 40 a 45 euros los 2 ml
Siempreviva: 25 a 30 euros los 5 ml y dependiendo del lugar de procedencia
Ylang Ylang completo: +/- 12 euros los 5 ml
¿REALMENTE QUÉ ES LO QUE DETERMINA LA CALIDAD DE LOS ACEITES ESENCIALES?

Como bien decía al principio, la cantidad de factores que van a ser determinantes para la calidad de un aceite esencial es muy grande y variable.
A nivel terapéutico se espera una actividad concreta y en la medida de lo posible una relativa “reproductibilidad” de esta actividad de un año para otro. Sin embargo conseguir los mismos resultados de un año para otro es imposible porque los aceites esenciales se extraen de unos sofisticados vegetales que adaptan la composición de su esencia en función de su entorno de vida y de sus necesidades para su supervivencia y desarrollo.
Los fabricantes serios tienen en cuenta esa variabilidad y la respetan, otros menos escrupulosos recurrirán a la adulteración de los aceites esenciales obtenidos para que se acerquen a lo requerido por las normativas (AFNOR/ISO por ejemplo).

Así pues la calidad del aceite esencial depende sobretodo de:

alambique_provenzaLa materia vegetal: tiene que provenir de  una planta sana, botánicamente definida y de cultivo de origen biológico para que además de una gran concentración de moléculas beneficiosas no encontremos otras tantas muy nocivas (pesticidas concretamente).
La época del año y el momento evolutivo de la planta (antes, mientras o después de la floración por ejemplo), son determinantes. Las condiciones de almacenamiento mientras llega el momento de extraer la esencia son también muy importantes.
El secado de la planta o su ausencia también puede ser muy importante en algunos casos (lavandas, romeros…).
Influirá también el tipo de cultivo (tradicional, AB) o bien si se trata de plantas silvestres.

La destilación: extraer la esencia de los vegetales requiere un conocimiento muy específico y conseguir que el resultado sea lo más fiel a la esencia original es casi imposible.
El tiempo de extracción es propio a cada vegetal. Algunas veces se necesita poco más de una hora a veces más de 24 horas para obtener la totalidad de la esencia. Un destilación incompleta nos proporciona aceites esenciales incompletos, en estos casos no nos devuelven la esencia tal y como está en la planta. Cada molécula producida por el vegetal tiene su razón de ser y debe aparecer en el aceite esencial para que este refleje la armonía y el equilibrio manifestado por la planta/árbol en su esencia. Un aceite esencial  incompleto puede provocar irritaciones y reacciones en la piel y mucosas contrariamente a los que se han obtenido a través de una correcta destilación.
Se sabe hoy que las moléculas presentes en los aceites esenciales interactúan entre ellas para formar algo más que la suma de todas ellas (acción sinérgica), y este equilibrio cuando es reproducido en el aceite esencial favorecerá  que podamos beneficiarnos de sus propiedades terapéuticas con total seguridad.

Existen otros factores que afectan a los resultados de la destilación: una correcta temperatura y presión, el tipo de agua utilizado y el material del alambique (cobre o acero inoxidable).

El propósito final del producto/aceite esencial:
Los componentes químicos presentes en los aceites esenciales se utilizan para muchos fines. Existe toda una producción de aceites esenciales para fines industriales, perfumería, cosmética, agroalimentario. Estos aceites esenciales no presentan ningún interés para la medicina aromática porque muchas veces son el resultado de una destilación incompleta, o bien han sido rectificados (sea quitando o poniendo componentes) para conseguir un aroma o sabor concretos.

Un par de pistas más para determinar rápidamente la calidad de un aceite esencial sobretodo si tenemos dudas en cuanto a su pureza:

– Los aceites esenciales son muchos menos fluidos que el agua, si tienes la sensación que la densidad es demasiada parecida a la del agua entonces puede que tengas entre mano un aceite esencial cortado con algún alcohol.
Por ejemplo si has comprado un aceite esencial de sándalo blanco a precio de ganga y además este es transparente y fluido…siento decirte que te han estafado! El aceite esencial de sándalo es espeso y denso.

– Si quieres asegurarte de que el aceite esencial o los aceites esenciales que has adquirido no han sido mezclados con aceite vegetal pon una gota en una servilleta de papel y espera que se volatilice el aceite esencial, si es puro a penas podrás ver una discreta aureola en el lugar donde has depositado la gota, si al cabo de una horas persiste una mancha translucida…entonces se trata de un aceite esencial diluido con algún aceite vegetal.

Vemos pues que no se trata de buscar lo barato (¡salvo si quieres preparar jabones y aún así!), no se trata de tomárselo a la ligera porque estamos ante productos activos muy potentes cuya calidad determinará el éxito terapéutico y sobretodo garantizará tu seguridad y la de los buscan ante todo esos beneficios tan aclamados!

¡Suerte en la elección de la marca proveedora de tus aceites esenciales, ahora ya tienes muchos más datos para acertar!

 

antonia jover

Referencias:
Traité scientifique Aromathérapie, aromatologie & aromacologie – Catherine Bonnafous
Traité d’aromathérapie scientifique et médicale – Michel Faucon
La connaissance des huiles essentielles: qualitologie et aromathérapie – Jacques Kaloustian / Francis Hadji-Minaglou
Recommandations relatives aux critères de qualité des huiles essentielles ANSM / antes AFSSAP (www.ansm.sante.fr/

NOTA: QUEDA PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG SIN EN EL PERMISO PREVIO DEL AUTOR.
QUEDA PROHIBIDO MODIFICAR LOS TEXTOS SIN PREVIA AUTORIZACIÓN.
POR FAVOR LEER LAS RECOMENDACIONES DE USO ANTES DE EMPEZAR A USAR ACEITES ESENCIALES POR PRIMERA VEZ.
PEDIR CONSEJO A UN FARMACÉUTICO ESPECIALIZADO EN CASO DE EMBARAZO, LACTANCIA Y PARA LOS NIÑOS O PONERSE EN CONTACTO CONMIGO.

  One thought on “Acerca de la calidad de los aceites esenciales

  1. 01/05/2016 a las 1:06

    Muchísimas gracias Antonia por este post tan educativo. Mi interés en la aromaterapia es algo que crece día a día, a ver si dentro de poco puedo realizar un curso de aromaterapia científica🙂
    Otro tema que me interesa mucho es la cosmética natural por lo que mi pregunta es la siguiente :
    Puedo usar aceites esenciales en cremas caseras que no sean quimiotipados?
    Cuando quiero el uso terapéutico suelo comprar de pranarom o Terpenics, pero no se si esto sea necesario para cremas. Lo que me interesa son las propiedades cosmeticas en este caso. He visto aceites que vienen de producciones más artesanas, pero por lo que comenta no necesariamente son de peor calidad, no? Para cosmética que marca usarías tu? La verdad es que estoy muy verde y me encantaría saber tu opinión.
    Mil gracias!

  2. 30/04/2014 a las 16:55

    Bravo Antonia!!!! excelentísimo artículo!!! si no te importa, voy a linkearlo pues me parece interesantísimo y muy completo.
    Un abrazo!

  3. MONICA
    28/04/2014 a las 16:14

    Gran post. Es muy clarificador y util. Se ve todo el amor y esfuerzo que hay detras para que se conozca y aplique adecuadamente la aromapaterpia. Muchas gracias.

  4. 28/04/2014 a las 14:00

    excelente el informe , completo y preciso . Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: