Ser árbol

perre rabhiFrancia tiene la suerte de contar con un ciudadano excepcional: el Señor Pierre Rabhi a quien admiro profundamente. 
Acaba de publicar un texto en su blog, diría casi un poema: “Un árbol en mi memoria”. 
Como siempre que leo a este Gran Hombre, me he sentido inspirada.

¿Cuantas veces recomiendo acudir a las esencias de los árboles para que nos inspiren fuerza?

Pero ahora me pregunto como hacer para disfrutar de sus valiosas esencias sin, en algunos casos, tener que “matarlos”…?
¡Dilema abierto para mi!
¡En cualquier caso siempre quedarán los paseos en los bosques y jugar con la resina que pringa mis dedos!

Comparto el texto de Pierre Rabhi, he intentando traducirlo respetando su delicado estilo…

¡Con toda mi admiración Monsieur Rabhi!

“Un árbol en mi memoria”

Un árbol único y solitario hace ofrenda de sus ramas al cielo incandescente.

Nadie sabe gracias a que estratagema ha, desde su infancia, escapado de la mano depredadora del hombre armado con hierro, al diente ávido del animal famélico, a la escasez del agua y al dardo del sol más que nunca en la cumbre de su ardor.

Alrededor el desierto infinito sumergido de silencio secular a penas turbado por el lejano rumor de un evanescente rebaño dirigiéndose a las dunas y a las inmensas mesetas sembradas de rocas.

Aquí el espacio y el tiempo se confunden y no tienen más medida que la desmesura de la eternidad. En este espacio lunar libremente atravesado por la brisa en febrero o por vientos de arena huracanados, rugiendo con furor sin saber el motivo, el árbol permanece con paciencia tal espléndido y patético testigo de un tiempo acabado.

Acercándome a la colina donde se mantiene en vigilia de silencio, crece ante mis ojos. Se anima a mis oídos y la mano que acaricia el tronco me habla de su potencia.

Latidos del corazón se hacen oír, por un momento no sé de donde provienen, pero son los latidos de mi propio corazón.

Aquí la rareza de la vida da a la vida su verdadera medida. Contemplando este magnífico ser envuelto con los secretos de una larga historia que es el único que pueda contar, imagino sus incontables compañeros que la tierra alimentaba para ser mejor nutrida.

Y en esta reciprocidad vital se expresaba toda la inteligencia de la vida porque el árbol no es tan solo raíz, tronco, branca y hojas, es un puente vertical que une las fuerzas telúricas a las del cosmos.

Es una plegaria infinita dirigida al universo para atraer todos los beneficios de la vida en la tierra y de los humanos y sobre toda criatura de la creación.

Matar a árboles fuera de las necesidades de una vida sencilla, es cometer un grave perjuicio a la vida.

Es un delito pasible de las mayores tristezas. Con la desaparición de los árboles, no quedará más que vacío y soledad y desierto hasta en los corazones.

sig_Pierre_BD

 

www.pierrerabhi.org/blog/

Anuncios

  One thought on “Ser árbol

  1. Ana
    09/04/2014 en 22:00

    Precioso. He visitado la página de este hombre y me ha encantado. Gracias por compartirlo.

  2. pepuro
    17/02/2014 en 15:44

    Gracias por hacerme conocer a este senor. Me encanta vuestra propuesta y deso poder aprender mas sobre ella. Gracias. Norma Teresa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: