Aceites esenciales para combatir el estrés

Según la Organización Mundial de la Salud el estrés es el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción, pero para todos nosotros es un precio muy alto que pagamos por vivir en nuestras modernas civilizaciones.

Se estima que más de la mitad de las consultas al médico son debidas al estrés. Nuestro cuerpo puede asimilar alrededor de 7 agresiones por semana pero hoy en día, nuestro organismo sufre cerca de 50 agresiones cotidianas. Los agentes estresores pueden ser de cualquier tipo y originarse tanto en el entorno laboral como en el núcleo familiar, una separación, una mudanza, un fallecimiento, una enfermedad, un nuevo jefe, un nuevo puesto de trabajo, incluso las fiestas navideñas pueden originar estrés.

El estrés en si no es malo, pues cuando nuestro cerebro detecta una amenaza se activan varios procesos fisiológicos con el fin de prepararnos al enfrentamiento o a la huida. En una segunda fase, si la amenaza persiste, el organismo busca adaptarse para mantener el equilibrio necesario para seguir en vida. Todo se complica cuando lo que es vivido como una amenaza, es decir si el o los agentes estresores permanecen activos mucho tiempo; en este caso el organismo, en su intento de adaptación y su esfuerzo constante para mantener el equilibrio acaba agotándose y manifiesta síntomas tales como cansancio, irritabilidad, nerviosismo, dolores de espalda, migrañas, trastornos del sueño, problemas digestivos, y puede incluso aparecer depresiones.

A nivel fisiológico la reacción de nuestro organismo es la misma siempre, sea cual sea la causa del estrés, nuestro cuerpo fabrica una serie de hormonas con el fin de provocar cambios tales como el ritmo cardíaco, la presión arterial, el ritmo respiratorio, el aumento de glucosa, etc.
En cambio a nivel psicológico cada individuo reacciona de una forma distinta frente a una posible situación estresante. Lo que para uno es fuente de estrés para otro puede ser fuente de placer o simplemente algo sin importancia. Por ejemplo hablar en público, tomar el avión, tirarse en paracaídas, subir a un ascensor, etc.

Es fundamental aprender a gestionar el estrés porque su incidencia en nuestra calidad de vida puede ser dramática. A parte del coste que puede tener sobre nuestro estado de salud, también puede restarnos muchos momentos que podríamos dedicar a ser felices.

Los aceites esenciales y sus aplicaciones aromáticas nos aportan soluciones naturales e integrales de forma rápida. Vamos a poder utilizarlos para aliviar los síntomas físicos que se suelen manifestar tanto en situaciones de estrés puntuales como en estrés crónico. Conjuntamente podremos recuperar la calma, la paz y la tranquilidad gracias a los numerosos aceites esenciales que actúan sobre el sistema nervioso central y autónomo.

Leer todo el artículo en SABER VIVIR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: