Un té aromático

Seguramente os daréis cuenta de que me encanta el té…y sobretodo el té verde. Como soy muy friolera, suelo disfrutar mucho de unas cuantas tazas de té tan pronto como empieza a hacer más frío.
Me encanta notar el calor de la taza en mis manos y el bienestar que me invade por todo el cuerpo.  Antes compraba muchos tés aromátizados, con flores, y me gustaba particularmente el té de Navidad. Ahora prácticamente no los compro principalmente porque me gusta añardir a mi taza de té verde el aceite esencial o la esencia que me apetece, pero sobretodo porque ya no soporto los aromas artificiales!

Desgraciadamente muchos de los tés (e infinidad de productos) que encontramos en las tiendas son tés aromatizados de forma artificial, si nos fijamos en las etiquetas, los aromas no están especificados, su fuente menos aún y si simplemente pone “aromas”…pues ya lo tenemos…estamos frente a moléculas sintéticas, y yo ahora prefiero evitarlas. Es una elección muy personal. 

¿Cómo leer una etiqueta?
Los aromas utilizados en productos alimenticios deben estar claramente especificados (Legislación europea).

Por ejemplo,  un té con sabor a coco:

« aroma natural de coco »: significa que el fabricante ha utilizado un extracto de coco para aromatizar su producto. Es poco frecuente básicamente porque es más caro.

« aroma natural »: es más frecuente e indica que el aroma se ha obtenido a través de un proceso calificado natural por la legislación y que permiten prescindir del extracto de coco! Gracias a micro-organismos y a partir de materias primas tales como la madera o el maís es posible recrear diferentes aromas calificados naturales!  Pero no deja de ser un engaño…

« aroma coco »: se trata probablemente de una mezcla de varias sustancias procedentes de síntesis química y de aquellos procesos calificados naturales.

« aroma »: aquí claramente se trata de un aroma sintético. Es probable que la sustancia obtenida no existe en la naturaleza aunque tenga el poder de simular el sabor esperado.

Ahora que sabéis un poquito más acerca de los aromas…podéis optar por ir abandonando lo artificial por algo mucho más natural y beneficioso. Aunque por supuesto aquí tendremos que ser prudentes y optar por esencias o aceites esenciales adecuados para cada uno. Por ejemplo las mujeres embarazadas no podrán disfrutar de estos tés con aceites esenciales.

Las esencias de cítricos son particularmente adecuadas para aromatizar tés e infusiones. Hoy propongo un té verde con esencia de naranja dulce y esencia de mandarina. Hay que contar un par de gotas por taza (tipo mug), es decir que en este caso echaremos una gota de es. de naranja dulce y una gota de es. de mandarina en un poquito de miel o jarabe de agave y mezclaremos con el té.
Procuraremos echar las gotas pasados unos minutos para no “quemar” las esencias, ya que si esto ocurre, se pierde gran parte de las propiedades terapéuticas.
Este té será además relajante y digestivo. ¿Qué más podemos pedir?

 

NOTA: QUEDA PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS TEXTOS CONTENIDOS EN ESTE BLOG SIN EN EL PERMISO PREVIO DEL AUTOR.
QUEDA PROHIBIDO MODIFICAR LOS TEXTOS SIN PREVIA AUTORIZACIÓN.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: