Método del Dr. Karach para una boca y cuerpo sanos…

Según nos dicen Chantal y Lionel Clergeaud en su interesante libro “Los aceites vegetales, aceites de salud y de belleza” (Ediciones Amyris), el Dr. Karach descubrió este método en Ukrania, aunque según he podido comprobar, también tiene su equivalente en medicina Ayurvédica.
Consiste en un enjuague bucal con aceite de girasol (tiene que ser biológica y de primera presión).
Según mis investigaciones también se puede hacer con aceite vegetal de sésamo también conocido como ajonjolí.

El procedimiento es el siguiente.

Colocar en la boca el valor de una cuchara de café de aceite vegetal de girasol, y durante unos veinte minutos hacer circular el aceite entre los dientes y en toda la boca.

Es muy importante no tragarlo ya que el objetivo de este enjuague es disolver la placa bacteriana y librarse de los microbios responsables de numerosas patologías. Al cabo de esos veinte minutos hay que escupir el aceite (lo haremos en un pañuelo de papel o trocito de papel de cocina que tiraremos al wáter), luego enjuagarse cuidadosamente la boca y cepillarse los dientes.

El Dr. Karach usó este método como tratamiento o complemento terapéutico para numerosas afecciones tales como artrosis, bronquitis, cáncer, trastornos cardio-vasculares, ginecológicos, intestinales, renales, nerviosos y también para eczema, insomnio, dolor de cabeza y dolor de muelas.

Este enjuague bucal permite a su vez deshacerse de una gran cantidad de microbios presentes en la boca así como reconstituir células preservando una micro-flora microbiana saprofita. Protegiendo esta micro-flora se contribuye al mantenimiento de la vida general de nuestro organismo.

Al acabar el enjuague, el aceite analizado con microscopio muestra un nivel elevado de microbios al inicio de su desarrollo.

Se puede usar este método sencillo para prevenir las afecciones mencionadas y para mantener la vitalidad de nuestro cuerpo. Mínimo una vez al día y hasta tres veces, siempre con el estómago vacío.

Personalmente he probado hacerlo pero pensé que el método quedaría reforzado añadiendo además un par de gotas de aceites esenciales antimicrobianos, por ejemplo árbol del té, laurel o clavo.

La sensación tras en primer enjuague fue realmente de “descarga”, es decir que noté realmente que mi boca estaba mucho más limpia. Luego comprobé que ya no me sangraban las encías. Y voy a seguir aplicándolo por supuesto…

Hay bastante información en Internet acerca de este método. Os animo a probarlo ya que la higiene bucal es sumamente importante para un organismo plenamente sano.

Rüdiger Dahlke y Doris Ehrenberger hablan de este método en “El libro de la desintoxicación y de la salud” y aquí hablan de 15 minutos de tratamiento, me parece bien, ya que veinte minutos es algo largo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: