El aroma de la lavanda ayuda a olvidar el dolor

Artículo publicado en el mundosalud el 24 de Agosto de 2004
Por Isabel Espiño

Contra el estrés, el insomnio, la depresión… Y ahora, también para aliviar el dolor. Un estudio acaba de desvelar una nueva aplicación de la aromaterapia: inhalar esencia de lavanda o de romero durante un procedimiento doloroso ayuda a que esta experiencia resulte menos desagradable.

Muy pocos estudios han investigado los efectos de la aromaterapia en el tratamiento y manejo del dolor”, comenta este trabajo, publicado este mes en la revista ‘Psychosomatic Medicine’.

 De hecho, esta es la primera investigación que ha evaluado las propiedades analgésicas de inhalar ciertos aromas.

“Parece que el empleo de la aromaterapia para el tratamiento del dolor agudo puede producir efectos beneficiosos, no a través de un mecanismo fisiológico directo, pero sí proporciona una experiencia agradable que modifica la valoración del dolor”, concluyen los autores.

Estos expertos, procedentes de la Universidad de Florida (EEUU), han llegado a esta conclusión tras someter a una treintena de voluntarios sanos a varias pruebas dolorosas mientras olían aceite esencial de lavanda, de romero o bien agua destilada (experimento control).

El experimento

Durante las pruebas (una de calor, otra que aplicaba presión en un punto del brazo y otra que apretaba con el manguito de un tensiómetro), el participante debía decir cuándo empezaba a sentir dolor y en qué momento éste se hacía insoportable.

Ni el romero ni la lavanda mostraron efectos analgésicos, pues los resultados (la cantidad de dolor que eran capaces de soportar) eran similares independientemente de lo que estuviesen oliendo durante la prueba.

Sin embargo, sí parecían hacer más llevadero este dolor, a juzgar por el cuestionario que rellenaron los participantes después de cada prueba. De este modo, se vio que los exámenes realizados mientras olían las esencias se recordaban como más agradables.

“Los participantes dijeron en el cuestionario que, con el romero, habían experimentado unas molestias un poco menos intensas y que, cuando inhalaron la lavanda, el dolor resultaba menos intenso y menos desagradable, en comparación con la prueba con agua destilada (experimento control)”, señala el trabajo.

Al parecer, “aunque la inhalación de los aceites esenciales no ocasiona un efecto analgésico, el empleo de estos aceites puede haber proporcionado un estímulo sensorial y emocional agradable, que podría alterar la valoración de la experiencia dolorosa, especialmente en el caso de la lavanda”, aclara el trabajo.

 

Ver el artículo en el mundo.es

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: